Próxima actividad

Domingo, 19 de noviembre de 2017 (FECHA MODIFICADA)

Travesía Sierra de Gata

Inscripciones los días 15 y 16 de noviembre en la sede del Club, de 20:00h a 22:00h

Hora y lugar de salida: 7:00 horas. Aparcamiento de autobuses plaza Obispo Galarza

Desarrollo de la actividad:

San Martín de Trevejo – Calzada Romana de Santa Clara – Pico Jálama – Pozo de la Nevera – Mirador de La Cervigona – Mirador de la Ventosa – Acebo

Muy recomendable en otoño. Fácil de hacer, pero exigente a la vez, pues son algo más de 25 km. con una subida larga al Pico Jálama, pero una vez arriba es todo bajar. D+ 1007m. D- 1221m.

Descripción de la ruta:

Salimos de San Martín de Trevejo, pudiendo contemplar a pocos kilómetros del núcleo urbano la preciosa estampa del pueblo. A nuestra izquierda irá quedando el río y veremos una antigua fuente de piedra con forma de concha.

El sendero es una antigua Calzada Romana, actualmente bautizada como “Calzada Romana de Santa Clara” y antiguamente conocida como “Via Dalmacia”. Era un ramal de la Ruta de la Plata que conectaba ésta desde el Puente de Alconétar con Cauria (Coria), Mirobriga (Ciudad Rodrigo) y de nuevo con la Ruta de la Plata en Helmantica (Salamanca). El paso de la Submeseta Sur a la Norte, por la zona del Sistema Central conocida como Sierra de Gata atraviesa el mayor castañar que existe en España en esta latitud. Es casi mágico ver cómo la calzada romana se va perdiendo entre los árboles. Todas las épocas del año son distintas y se disfruta de diferente manera, pero el otoño es la mejor estación para recorrerla.

Cuando se acabe la calzada, al cruzar la carretera, veremos un sendero de frente que sigue un poco a la derecha y volveremos a ver un cortafuegos a nuestra izquierda. Subiremos por él y hay que estar atentos al sitio donde clarea un poco la vegetación porque allí hay un tramo de vallado donde no existe el alambre de abajo, pudiendo salir por ahí del cortafuegos y continuaremos el ascenso campo a través.

Es preciso advertir que el último kilómetro de subida es malo. No existe camino definido, por lo que es preciso intuirlo ya que se sube entre jaras y un abundante ramaje. Sirve de orientación, para utilizar la mejor ruta, el ir lo más próximo posible a la alambrada que iremos encontrando, doscientos metros por debajo de la cima, a nuestra izquierda.

Las vistas desde el Pico Jálama son impresionantes, pues con sus 1.492 metros, es la cumbre más alta de la Sierra de Gata. Desde allí se podrán contemplar, hacia el norte la extensa llanura castellano-leonesa. Hacia el sur, las tierras extremeñas y volviendo la vista al oeste, los cercanos montes de Portugal. Como curiosidad, el nombre de Jálama proviene de la lengua autóctona de los pueblos del rincón noroeste de la provincia de Cáceres, la Fala, y es conocido como Xálima. Ambos nombres probablemente tengan un origen lingüístico prerromano. Esta peculiar manera de denominar el topónimo se debe al nombre de una divinidad celta de las aguas, SALAMA. En una inscripción en una estela encontrada en “Os ferreirus” San Martín de Trevejo se puede leer: FVSCVS DOO SALAMATI. La montaña aparece mencionada como Salama en documentos medievales pero se cree que por influencia de la fonética árabe, derivó en Jálama.

El Pozo de la Nevera, ubicado 300 metros después de la cima del Jálama, está excavado en el suelo, de unos cinco metros de diámetro. Sus paredes son bloques de piedra, actualmente cubiertos de musgo por la falta de uso. Antiguamente (antes de la llegada de los refrigeradores actuales), los trabajos en los neveros comenzaban en primavera después de las últimas nevadas. Se cogía la nieve con palas y se llevaba a estos pozos, donde se prensaban para convertirla en hielo. Al pisar la nieve ésta se compactaba con doble finalidad: para disminuir el volumen ocupado y para que se conservara más tiempo en forma de hielo. Después se cubría con tierra, hojas o paja, formando capas de un grosor homogéneo. A continuación se echaba otra capa de nieve, se prensaba y se ponía otra capa de hojas o paja. Cuando llegaba el verano, se cortaban bloques de hielo que podían separarse con facilidad de los que estaban debajo gracias a la capa de hojas o de paja, y los bloques de hielo se transportaban (de noche, para evitar que se derritiera) hasta los lugares donde se comercializaban.

Tras un buen rato de descenso alcanzaremos un mirador con hermosas vistas y continuaremos por un camino bien definido. Seguimos por un cortafuegos y tras recorrerlo llegamos al punto MP-52, fácilmente identificable por la alta antena y la caseta existentes en el lugar.

Seguimos y desde el Mirador de La Cervigona disfrutaremos de una vista panorámica del valle del Rivera de Acebo y su entorno. A lo lejos, un poco a la derecha, se puede vislumbrar la cascada de La Cervigona, un impresionante salto de agua que cae desde más de 60 metros de altura.

Más adelante y desde una plataforma de piedra con protecciones de madera construido en una curva del camino, tendremos algunas vistas del pantano.

Al dejar atrás el Mirador nos encontramos con carteles indicadores de las tres sendas que desde allí se pueden tomar: la Senda del Arroyo de la Jara del Rey, la Senda del Puerto de Castilla Sur o la Senda del Puerto de Castilla Norte (o del Mirador de la Cervigona) que es la que estamos recorriendo. Esta senda forma parte del camino del Puerto de Castilla, que cuenta con varios siglos de antigüedad y, al igual que las vías romanas, estaba preparado para soportar el tránsito de carros tirados por bestias de carga. Se inicia en el Mirador de La Ventosa y discurre por la falda del Teso de Santa María hasta el cortafuegos situado en la zona más alta del recorrido.

Desde El Mirador de la Ventosa tendremos un descenso entre brezos, piornos y jaras, por una pequeña cuerda que bordea una repoblación de pino resinero. Durante el descenso podemos ver, a la izquierda, el valle del arroyo de Arroguijo, y a la derecha, el del río Rivera de Acebo, dominado por el pico Jálama.

Tomamos la “Senda del Mirador de la Ventosa” y cruzamos el precioso puente sobre el Rivera de Acebo.

Para terminar la ruta nos vamos por la carretera que conduce al área recreativa “El Jevero” (CCV-32 3), próximo a las piscinas naturales.

Material: Botas de montaña, gorra, chubasquero, cortavientos, bastones, crema solar, etc.

Nivel de dificultad: 3 (consultar niveles)

Enlace a las instrucciones: ¿Cómo apuntarse a las rutas?

 
ADVERTENCIA LEGAL IMPORTANTE:
En el precio de cada ruta solamente viene incluido el viaje en autobús pero no importe alguno por la organización de la actividad. Dado que el senderismo y el montañismo son inherentemente peligrosos al desarrollarse en un entorno que puede resultar inseguro como es el medio natural, su práctica conlleva la aceptación de este hecho, siendo OBLIGATORIO para todos los asistentes a las rutas del Club Montañeros Monfragüe la adquisición de una Licencia Federativa o seguro equivalente para cubrir las posibles contingencias que pudieran surgir. Por favor, contacta con el Club para consultas acerca de la Licencia Federativa antes de realizar cualquier ruta con nosotros, podemos tramitarte Licencias por un día o anuales.
 
Está terminantemente prohibido realizar rutas con el Club sin Licencia Federativa o seguro equivalente.
 
IMPORTANTE ACERCA DE LAS LICENCIAS FEDERATIVAS DE TIPO A y AF: Este tipo de licencias no cubre “Alta Montaña”. En condiciones meteorológicas favorables se considera “Alta Montaña” a partir de los 2500m. de altura. Independientemente de los metros de altura, si las condiciones meteorológicas obligan al uso de material de alpinismo para la práctica deportiva, se consideraría “Alta Montaña” y no estaría cubierto por la licencias de tipo A o AF.

TODAS las actividades en un medio natural implican riesgos. Infórmate previamente de la dificultad de la ruta para saber si se adapta a tu nivel de conocimientos técnicos y de resistencia física.

La participación en una ruta implica que se conoce toda la información acerca de la actividad.


Sigue las indicaciones del grupo y nunca te separes de él. Aunque se conozca el camino el grupo tiene que ir unido desde el principio hasta el final de la ruta, sin adelantar al guía ni quedarse por detrás de la cola.

No está permitido dividir el grupo para realizar itinerarios alternativos que no hayan sido previamente aprobados por la Junta Directiva del Club.

El club te ofrece acompañamiento mutuo, no un guiado profesional. Cuida de tu seguridad y cuidarás la de todos. No dejes basura en el monte, respeta el medio natural, cuida el entorno donde realizas tus actividades.


Cualquier incumplimiento que hagas de estas indicaciones será bajo tu responsabilidad y podrías ser sancionado.